Cifras de un desastre llamado PDVSA

PDVSA

Para finales del 2000, las cifras que caracterizaban el desempeño empresarial de Petróleos de Venezuela, S.A (PDVSA) se resumen en una producción de crudo de 3,1 millones de barriles diarios, procesando más de 1,3 millones en las refinerías propias para obtener productos primarios y petroquímicos con alto valor agregado; un total de 45520 empleados entre todas las nóminas y la más alta clasificación crediticia internacional. Sin embargo, para finales del 2016, PDVSA apenas logra una producción de crudo de 2,15 millones de barriles diarios, posee una nómina de 152072 empleados y está fuera de cualquier consideración crediticia por parte de los calificadores internacionales.

La falta de información oficial por parte de la estatal petrolera, vuelve indispensable el uso de fuentes alternativas pero confiables tales como las organizaciones Gente del Petróleo y Unapetrol, las cuales han reportado que entre los años 2003 al 2016 ha habido 123 incidentes y 380 accidentes y que han dejado un saldo de 611 personas heridas, el complejo refinador de Paraguaná (CRP) procesando menos de la mitad de su capacidad instalada, la refinería de El Palito sin funcionamiento y la de Puerto La Cruz con una producción de apenas 25 mil barriles diarios de gasolinas y 80 mil de gasoil.

Cabe preguntarse ¿cuál o cuáles con las razones que han llevado a este desplome de la operatividad de la que una vez fue la segunda empresa más importante del mundo? Más allá de las razones exógenas a la empresa, la respuesta puede estar justamente en el recurso humano que maneja y hace vida en la organización.

Los 22 mil empleados que fueron expulsados en 2002 por razones políticas eran profesionales preparados en las mejores universidades y pertenecían a diferentes áreas de la industria petrolera venezolana, y fue Hugo Chávez  en cadena nacional quién perpetró ese genocidio laboral, empleando entre sus erráticos argumentos, el exceso de personal que existía en las nóminas combinadas. Sin embargo lo nómina, tal como se mencionó previamente, se ha incrementado en un 268%. Por otra parte el nuevo personal que se ha incorporado a la industria no recibe ni la inducción apropiada ni la formación para el  desarrollo profesional en las distintas nóminas de la corporación.

Ante la posibilidad del retorno de Venezuela al hilo constitucional; la recuperación financiera, física, tecnológica y profesional de la principal industria del país es punto de partida para la reconstrucción del aparato productivo y  debe considerar la participación de los mejores profesionales en tal propósito. Igualmente, el regreso de la meritocracia como forma de hacer carrera dentro de la empresa. Es válido acá preguntarse ¿Quién tomará el testigo para la conformación y desarrollo del capital humano que se encargará del rescate de PDVSA?

Marilyn García para Economia365

Con información de Analitica. Com / CNN Dinero (Pedro Palma) / Gente del Petroleo y Unapetrol

Anuncios


Categorías:economía

Etiquetas:, , , ,

2 respuestas

Trackbacks

  1. SIDOR: El desplome de un gigante – Economía365
  2. Venezuela: Movilnet limita recargas a sus abonados – Economía365

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: