Venezuela: Cierre masivo de empresas en la era chavista

Cierre de empresa Venezuela

En entrevista concedida a Unión Radio en mayo de 2017, Alfonso Riera, directivo del Consejo Nacional del Comercio (Consecomercio) reveló a Unión Radio que más 500.000 empresas han desaparecido en los últimos diez años. “La economía ha venido manifestando niveles dramáticos, lo que hemos llamado la hecatombe económica (…), teníamos para el año 2002 aproximadamente unas 830.000 empresas funcionando en Venezuela” Adicionalmente, la política de expropiaciones compulsivas de empresas (muchas de ellas filiales de empresas transnacionales), seguidas por el despido de los empleados de las mimas ha agravado el clima de desconfianza en Venezuela. El pasado 20 de abril de 2017, el gobierno de Maduro incautó la planta de General Motors y casi 2.700 trabajadores fueron cesanteados.

En cuanto a las empresas transnacionales, entre 2010 y 2014 un grupo importante de este tipo de firmas cesaron sus actividades en Venezuela, entre ellas  Bridgestone Américas (vendió sus activos al grupo privado local Corimon); la marca de ropa Louis Vuitton también cesó actividades, alarmada por las expropiaciones de grandes y emblemáticas empresas transnacionales como el Hipermercado Éxito; la cervecera brasileña Brahmma y la procesadora de maíz mexicana Gruma;  Wonder de Venezuela (empresa textil); Clorox y Pine-Sol (empresas de productos de limpieza), la compañía metalmecánica EFCO de Venezuela y las más emblemáticas aerolíneas americanas y europeas. Entre las razones de peso que manifiestan los directores de estas empresas se encuentran: multimillonaria deuda de Cencoex (más de 13.000 millones de dólares), imposibilidad de repatriación de los dividendos e inseguridad jurídica.

Sin embargo otra estrategia asumida por algunos empresarios venezolanos, y algunas transnacionales salientes del país, ha sido formar filiales o mudar totalmente operaciones para algún país vecino, como Colombia. Según El jefe de estudios económicos de la Cámara Colombo-Venezolana, Juan Sebastián Estupiñán, en entrevista a El País de Colombia en febrero de 2015, señalaba cómo distintas ciudades colombianas han estado recibiendo importantes inversiones provenientes de Venezuela. Entre las firmas que han ingresado se encuentran: Grupo Mezerhane, tras su entrada a Coltefinanciera y las reconocidas cadenas de distribución de medicamentos Farmatodo y Locatel; también Alpha Sistemas, Delcop (que compró los negocios de Xerox), Alimentos Polar: Decofruta, que entró al negocio local de comercio electrónico en 2010; Dipromuro, una firma de inversionistas venezolanos, mientras Suelopetrol ya tiene oficinas en Bogotá. Asimismo, han tenido éxito restaurantes y cafés como, Ciboulette, Positano, Budare’s, la Arepería Venezolana, Pan Sueko y productos Valmy, que exporta desde la zona Franca de Bogotá.

Ya no sólo es la desbandada de capital humano profesional o mano de obra calificada la que huye, es la fuente de riqueza en sí misma la que abandona o cierra definitivamente. Una herida profunda que tardará en sanar. Una arista en la fábrica de pobreza y de sometimiento de todo un país por la necesidad.

Por Marilyn García para Economia365 con información de El Universo Digital-Unión Radio / El Pitazo – Nahir García / Diario El País -Colombia

Anuncios


Categorías:economía

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: