Escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial

“Quien fuere capaz de resolver los problemas del agua, será merecedor de dos premios Nobel, uno por la paz y otro por la ciencia”,  John F. Kennedy.

agua potable

El Dr. Lee Jong-Wook, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el 2004, declaró que “el agua y el saneamiento son uno de los principales motores de la salud pública, lo que significa que en cuanto se pueda garantizar el acceso al agua saludable y a instalaciones sanitarias adecuadas para todos, independientemente de la diferencia de sus condiciones de vida, se habrá ganado una importante batalla contra todo tipo de enfermedades.” Las enfermedades denominadas “de la pobreza”, son las que más se ven influenciadas por la ausencia o baja calidad sanitaria del agua, ellas son: diarreas, helmitiasis, esquistosomiasis y encefalitis, que representan las más alta tasas de mortalidad y morbilidad en las poblaciones de menores recursos en los países en vías de desarrollo.

La OMS y la Organización Panamericana de la Salud estimaron que se deberá garantizar un valor mínimo diario de agua potable (apta para el consumo humano) a cada hombre mujer y niño: a.- Para preparar alimentos y beber, 20 litros, b.- Para lo anterior más aseo personal  y lavado de ropa, 40 litros y c.- Para lo anterior más limpieza de la casa, cultivo de alimentos para uso doméstico  y saneamiento (disposición de desechos),  70 litros. Es por esto que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) incorporó dentro de sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, el número 6, titulado Agua Limpia y Sanitización (ODS N° 6).

La escasez de agua afecta a más del 40 por ciento de la población mundial, una cifra alarmante que probablemente crecerá con el aumento de las temperaturas globales producto del cambio climático. Aunque 2.100 millones de personas han conseguido acceso a mejores condiciones de agua y saneamiento desde 1990, la decreciente disponibilidad de agua potable de calidad es un problema importante que aqueja a todos los continentes.

En 2011, 41 países experimentaban estrés hídrico, 10 de ellos estaban a punto de agotar su suministro de agua dulce renovable y ahora dependen de fuentes alternativas. El aumento de las sequías y la desertificación ya está empeorando estas tendencias. Se estima que al menos una de cada cuatro personas se verá afectada por escasez recurrente de agua para 2050.

A este respecto, el actual Secretario General de la ONU, Antonio Guterres manifestó que “si los patrones actuales de consumo continúan sin disminuir, dos tercios de la población mundial se enfrentará a la escasez de agua como una realidad diaria para 2025”. Esta situación traerá consecuencias en ámbitos no solo de la salud, sino en potenciales conflictos bélicos, deterioro de la calidad de vida de los habitantes de las zonas afectadas y desigualdad entre nacionales de un mismo territorio, baja en la producción de alimentos y desaparición de la democracia como forma de gobierno, entre otros.

Marilyn García con información de PNUD/ OMS/Whatever-water/UNO

Anuncios


Categorías:economía

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: